Congregación de Yahweh

Fase Lunar

"Asimismo adorará el pueblo de la tierra delante de Yahweh, a la entrada de la puerta, en los días de reposo y en las lunas nuevas."

- Ezequiel 46:3

Nota: Este módulo muestra un cálculo aproximado de la Fase Lunar actual; el mismo no debe utilizarse para sustituir la acción de verla físicamente. Sólo como guía o referencia.

Fase Actual

¿Quién está en línea?

Tenemos 7 invitados conectado(s)
Inicio Literatura Las Fiestas Sagradas Las Convocaciones de Yahweh

LAS CONVOCACIONES DE YAHWEH

Por: Min. Carlos Alemán Cotto

Añadid un año a otro año, las fiestas sigan su curso.  -Isaías 29:1

Entre Voces de Alegría y de Alabanza del Pueblo en Fiesta

La situación actual amerita reflexionar profundamente sobre los temas que se relacionan con las fiestas de Yahweh.  El deber de todo israelita es comparecer a las convocaciones o fiesta que Yahweh ha dado a su pueblo. Bien dice la Escritura: Estas son las fiestas solemnes de Yahweh, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. (Levítico 23:4) Razón tuvo el profeta Isaías al decir: …las fiestas sigan su curso. (Isaías 29:1)

Asistir a cada convocación en su tiempo es esencial si queremos obedecer el mandato de nuestro Padre celestial; pero más aún, si queremos comprender sus secretos los cuales revela a sus hijos obedientes. Reyes, profetas, artesanos, agricultores, así como diferentes grupos de personas subían de año en año a Jerusalem para celebrar las fiestas de Yahweh. (Salmo 122:4) ¡Ahora nos toca a nosotros asistir al lugar donde Yahweh nos convoca para que juntos alabemos su nombre!

Si para el salmista era una delicia asistir a la casa de Yahweh, ¿lo será para nosotros? Nuestra actitud de celebrar con regocijo determinará nuestro punto de vista en cuanto a deleitarnos en cada fiesta. A todos nos debe unir el deseo de celebrar con regocijo las fiestas de Yahweh. Debemos conjugar pensamiento y corazón, no sencillamente de comparecer, sino de celebrar con regocijo. Sólo así es que podemos comprender la importancia de celebrar.

En Israel, tres de las grandes fiestas de Yahweh implicaban peregrinación a un lugar determinado: Pascua, Shavuot y las Cabañas o Sucot. Tome en cuenta que Yahweh declara en su Palabra que ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán. (Daniel 12:10) Es lamentable que muchos no entiendan el sentido o significado de cada una de estas fiestas ordenadas por Yahweh.  Tal vez otras personas actúen como el rey Jeroboam quien por su voluntad cambió la fiesta del séptimo mes y la celebró en el octavo mes, como podemos ver a continuación: Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes octavo, a los quince del mes, conforme a la fiesta solemne que se celebraba en Judá… (1 Reyes 12:32)

Jeroboam es un prototipo o figura de los creyentes que han cambiado o sustituidos las festividades de Yahweh por las fiestas paganas. Nos preguntamos: ¿Cómo es posible que Jeroboam procediera a celebrar la fiesta de los Tabernáculos en el octavo mes cuando sabía que Yahweh había ordenado en su Toráh que ésta se celebrara en el séptimo mes, como se indica en Levítico 23:41? Sabemos que lo hizo para el pueblo que le seguía no subiera a Jerusalem. ¡Qué extraño! La gente prefiere celebrar las fiestas que proceden de la Babilonia y de la Roma pagana antes de celebrar las que fueron ordenadas por Yahweh como lo son la Navidad, el domingo de resurrección, el día de los enamorados, entre otras.

Quien no asista a las convocaciones en el tiempo señalado jamás podrá descubrir la esencia o el propósito de éstas fiestas de convocación. Cada una de ellas escapa al límite de la inteligencia y del pensamiento humano. Algunos las ven como algo natural, mientras que otros las ven como puertas abiertas a los secretos de Yahweh, como la vio uno de los hijos de Coré: Me acuerdo de estas cosas y, derramo mi alma dentro de mí; de cómo yo fui con la multitud y, la conduje hasta la casa de Yahweh, entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta. (Salmo 42:4)

La Importancia de la Fiestas

Muchos creyentes se preguntan por qué deben poner en practica el programa de las fiestas de Yahweh. Hay tres muy buenas razones. Primero, las fiestas son de Yahweh. (Levítico 23:1-2, 4) Por medio de ellas Él descubre su velo. Con la Pascua nos revela el evento de la muerte, la sepultura y la resurrección de su Hijo Yahshúa; con Shavuot o Pentecostés nos revela la necesidad de contar con el poder de su Espíritu (Ruach HaKodesh), fuerza con la que nos ayuda a cumplir con la misión asignada.

Segundo, porque estamos pronto a escuchar el sonido de la trompeta, tarea especial asignada a un arcángel el cual anunciará la llegada de nuestro Salvador y Mesías Yahshúa, momento en que resucitarán los muertos los cuales le verán venir en las nubes de los cielos. Tal vez este evento ocurra el primer día del séptimo mes como se proyecta en Isaías 27:13; Zacarías 9:14, 16; 1 Tesalonicenses 4:16. Posterior a esta fiesta viene el día de ayuno (yom kipur, palabra en hebreo que significa día del perdón), único día cuando el sumo sacerdote podía entrar en el lugar más sublime en el tabernáculo del desierto y en el templo de Jerusalem para ofrecer un sacrificio por los pecados de Israel.

Antes de entrar en ese lugar, el sumo sacerdote debía purificarse, revestirse con las vestiduras sacerdotales especiales y ofrecer un sacrificio por él y por los demás sacerdotes. Ese día debe ser para nosotros uno de reflexión, de confesión, de pedir perdón y de perdonar; sobretodo, debemos abstenernos de todo alimento o líquido. Es el único día de ayuno exigido por Yahweh en su Toráh, los demás son ayunos voluntarios.

Tercero, cinco días después del gran ayuno de reflexión se celebran los días de Socot o de los Tabernáculos, fiesta que se refiere a las cabañas que construían los agricultores en Isreal en la última gran cosecha de las uvas y de las olivas. Esta fiesta nos anticipa que pronto se llevará a efecto la coronación del Mesías como también la gran cosecha que tendrá efecto de entre todos los pueblos de la tierra como el fruto agradable que presentará Yahshúa delante de su Padre.

¿Podrá ser usted parte de ese fruto si no celebra las fiestas solemnes de Yahweh? ¿Podrá Yahshúa presentarlo delante de su Padre cuando usted se resiste a celebrar con regocijo delante de su presencia? Esas son razones de peso para comparecer a las convocaciones de Yahweh.

Razones Para Celebrar las Fiestas Solemnes

Hay otras razones importantes que usted debe conocer si quiere ser un adorador conforme al corazón de Yahweh; sobre todo, conocer la importancia del porqué debemos celebrar las Fiestas de Yahweh.:

  1. Porque solamente en las tribus de Israel nuestro Creador Yahweh hizo conocer la verdad. (Oseas 5:9)
  2. Porque Yahweh, como nuestro eterno Tabernáculo y protector desea habitar entre nosotros: Y harán un santuario (Tabernáculo) para mí y habitaré en medio de ellos. (Éxodo 25:8)
  3. Porque el nacimiento de nuestro Salvador Yahshúa encierra una gran enseñanza: Y el dabar que el Eterno tenía en su seno. Se hizo carne y tabernaculizó entre nosotros y contemplamos su gloria, gloria como la del único en su clase del Padre… (Juan 1:14, El Código Real)
  4. En lugar de que subamos para morar en el cielo con Yahweh, las Escrituras afirman que nuestro Creador bajará y pondrá su Tabernáculo entre nosotros cumpliendo así su promesa de habitar entre nosotros. (Revelación 21:3)

Las fiestas descritas en Levítico 23 fueron dadas por Yahweh para que su pueblo pudiera conocer acerca de la venida del Mesías y el rol que jugará en la redención y restauración divina, tanto de los seres humanos como de la misma Tierra, la cual volverá a su dueño original cuando se cumpla el año del jubileo, según el capítulo 25 del libro de Levítico.

La mayoría de los creyentes no tienen un entendimiento claro sobre el significado profundo de los últimos dos jubileos ocurridos en Israel, hay uno que pronto tendrá resultados favorables para medio oriente. Solo un creyente entendido podrá comprender que las fiestas de Yahweh se deben convocar y celebrar en sus tiempos. (Levítico 23:4)

Ya pronto habrá de sonar la trompeta del séptimo mes, a los diez días del séptimo mes; el día de la expiación cuando Yahweh ordenará que sea tocada la trompeta por toda la tierra de Israel. (Levítico 25:8, 9) Según el apóstol Saulo, las fiestas siguen siendo símbolos y ejemplos proféticos que nos muestran los acontecimientos venideros en el plan de redención trazado por Yahweh.

Cuando escribió a los creyentes que venían del gentilicio les hizo saber que las fiestas del Eterno, la luna nueva y el Shabbath todavía siguen siendo una sombra, lo cual debemos entender como un anuncio o un anticipo profético de las cosas por venir para enseñarnos acerca del Mesías, ya que muy pronto habrá de establecer el reino milenario de su Padre entre nosotros. (Colosenses 2:16-17)

El Significado de Fiesta en las Escrituras

Dos palabras importantes aparecen en Levítico 23, y ambas palabras son traducidas como fiesta.  En el versículo 2, fiesta es traducida de la palabra hebrea mo'ed, como está escrito: Habla a los hijos de Israel, y diles: las fiestas solemnes (mo'ed) de Yahweh.... La palabra mo'ed significa una cita, un tiempo o plazo señalado, un ciclo o año, una asamblea, un tiempo determinado o preciso.

Al entender el significado hebreo de la palabra fiesta, podemos ver que Yahweh está precisando un tiempo determinado o un tiempo señalado en el cual está haciendo una cita con su pueblo para cumplir ciertos aspectos de la redención. De hecho, Yahshúa vino a la tierra exactamente a la hora determinada por Yahweh. (Gálatas 4:2, 4) Más aún, Yahweh ha determinado el tiempo preciso que los cielos retendrán a Yahshúa para que luego venga a restaurar todas las cosas a su original. Sobre este asunto, Pedro nos dice: Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que venga de la presencia del Salvador tiempos de refrigerio, y Él envíe a Yahshúa Mesías, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Yahweh por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo. (Hechos 3:19-21)

De acuerdo con Revelación 10:11, a Yahshúa le resta un gran trabajo por realizar en bien de la humanidad, trabajo que tuvo su comienzo en la fiesta de las Tabernáculos, cuando se tabernaculizó. (Juan 1:14). Todo el programa o agenda realizado por Yahshúa fue precisamente conforme al programa de fiesta establecido por su Padre.

Creemos y, así afirmamos, que su regreso habrá de ser en el tiempo en que se estén celebrando las tres convocaciones del séptimo mes hebreo: Fiesta de las Trompetas, Día de Ayuno Nacional (Yom Kipur) y la fiesta de los Tabernáculos. (Zacarías 14:16-19)  Esta es otra razón para que celebremos las fiestas de Yahweh.

El rol que el Mesías juega en la redención es muy importante. Nuestra relación personal con Él debe ser comprendida con exactitud. Solo mediante el sacrificio de aquel cordero inmolado desde el principio del mundo es que podemos ser salvo. (Lucas 24:27) Por tanto, las fiestas nos instruyen y nos revelan el plan de redención que Yahweh trazó por medio de su Hijo Yahshúa: El Cordero de Pesah que fue sacrificado por nosotros. (1 Corintios 5:7)

El Tiempo Señalado

Las fiestas deben coincidir con las estaciones del año agrícola. Pesah (Pascua) se celebra en primavera, tiempo donde se inicia en Israel la cosecha. Shavuot es la fiesta de la culminación de la cosecha que ocurre en verano, mientras que con Sucot o Tabernáculos se finalizan todos los trabajos del campo y la finalización de la recolección, marcando ya el inicio de otoño.

Precisamente, Yahshúa aplicó o usó términos agrícolas para explicar grandes verdades que estaban relacionadas con el reino de los cielos. Inclusive, el trigo ya estaba maduro cuando pasó por Samaria, por lo que hizo referencia a los cuatro meses para la llegada la cosecha, advirtiendo que ya los campos estaban blancos para la siega. (Juan 4:35) Es una referencia directa a la cosecha que había que realizar entre los samaritanos.

Hubo otra gran cosecha que estaba relacionada con la fiesta de Shavuot, tiempo en que ocurrió el derramamiento del Espíritu Santo (Ruach Ha Kodesh), donde miles de israelitas aceptaron a Yahshúa como su Mesías prometido. Pero el más espléndido suceso relacionado con Yahshúa será el que tiene que ver con su segunda venida.

Los profetas de Israel habían dicho que cuando el Mesías regrese, posará sus pies en el Monte de los Olivos en Jerusalem: Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalem al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. (Zacarías 14:4)

Sin duda alguna que Jerusalem será el centro de la atención y de controversia en todo el mundo antes de la venida del Mesías. (Zacarías 12:2-3) Desde el principio fue un centro importante, siendo mencionada por primera vez cuando Abraham dio regalos a Melquisedec, quien era el rey de Salem. (Génesis 14:18) No fue hasta el tiempo de las conquistas del rey David que Jerusalem vino a ser territorio ocupado por Israel, convirtiéndola en capital de su reino.  (2 Samuel 5:6, 7)

Tras la destrucción que sufrió Jerusalem de parte de Nabucodonosor, la ciudad quedó en ruinas cerca de cincuenta años. Tras la caída de Babilonia, se le acredita a Zorobabel y a otros cincuenta mil seguidores regresar y empezar la reconstrucción de Jerusalem, según se afirma en Esdras 2:64, 65. Otro gran hombre que puso empeño en hacer algo por aquel territorio abandonado fue Nehemías, quien reedificó los muros de Jerusalem. (Nehemías 6:15) Fue una tarea fuerte, pero lo logró a pesar de la oposición de los enemigos.

Posterior a estos eventos de reedificación, los ejércitos romanos destruyeron a Jerusalem, pero hubo una bonanza cuando Herodes el Grande comenzó nuevamente la reconstrucción del Templo para los día en que nació Yahshúa. Pero Yahshúa previno la destrucción de la ciudad y de su Templo nuevamente, evento que ocurrió en el año 70 de la era común bajo el emperador romano llamado Tito. Incluso, hoy Jerusalem sigue siendo un centro de grandes conflictos y lo seguirá siendo hasta la venida de Yahshúa.

Debemos Reunirnos Tres Veces al Año

Tradicionalmente, los cristianos consideran que las fiestas son exclusivamente para los judíos.  Sin embargo, Levítico 23:1-2, 4 dice muy claramente que estas son las fiestas de Yahweh.  En realidad, Yahweh en su divina sabiduría indicó que estas fiestas son tanto para los israelitas como para los gentiles que aman su Toráh. (Deuteronomio 16:10-11, 14-16)

En Deuteronomio 16:11, 14, la palabra que se traduce extranjero proviene de la palabra hebrea ger, que significa todo el que no es israelita, pero que se ha unido al pueblo de Israel. Esto nos lleva a considerar las palabras dichas por el profeta Isaías: Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Yahweh para servirle, y que amen el nombre de Yahweh para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de Shabbath para no profanarlo, y abracen mi pacto, yo los llevare a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos. (Isaías 56:6, 7)

No pasemos por alto la profecía de Isaías 56:3-5 en cuanto a la salvación prometida a los gentiles o extranjeros que guardaren el Shabbath de Yahweh. Precisamente, el Shabbath es la primera de las fiestas mencionadas en Levítico 23 y, por lo que dice Isaías 66:23, el día que habrá de comparecer todo ser humano a adorar delante de Yahweh. Aunque hay un total de siete fiestas (el número de la perfección y la plenitud en las Escrituras), Yahweh las dividió en tres épocas, invitando a todos los creyentes que están sobre la tierra, -sean estos israelitas como gentiles- que abracen su pacto.

En cada fiesta se debe leer lo que dice Levítico 23:2: ...las fiestas solemnes de Yahweh, las cuales proclamaréis como santas convocaciones.... La palabra hebrea traducida como convocaciones es miqra, que significa un repaso. Yahweh nos dio las fiestas para que en ellas hagamos repasos anuales de los eventos que se llevaran a cabo como parte de la redención. El pasado nos ayuda a realizar un mejor futuro.

Shalom.


Escribir un comentario

Utilice este espacio para comunicar alguna duda o inquietud inmediata, agradecer o solicitar más información. No es necesario que utilice MAYUSCULAS. Regístrese para más opciones.


Código de seguridad
Refescar

Traducir

Salida y Puesta del Sol

06:0312:2518:46
San Juan, PR